MENU

Álvarez viaja el mundo gracias a ser maestro

June 12, 2017 • Local News

Después de ver lo ancho del mundo, Nick Álvarez está contento de estar de regreso en casa. Se prepara a demostrar una aplicación que usa para seguir en contacto con amigos que conoció en Corea. (Foto de Curtis Michaels)

Si alguna vez te has imaginado cómo sería seguir tu sueño, Nick Álvarez tiene algo que compartir contigo. Después de graduarse de Goddard High en el 2009, se puso a vivir.
“Me fuí a estudiar a Socorro, regresé a Roswell a trabajar en Atkins Engineering. Luego, me fuí a Corea y regresé en noviembre.”
Álvarez tiene una pasión por la cultura e historia la cual lo ha llevado a nuevas experiencias.
“Tengo licenciatura en matemática, pero mi pasatiempo es más leer que escribir. Me gustan los idiomas, cultura, literatura, arte y música y poder hablar con la gente. La lengua es la clave a todo,” dijo Álvarez.
Su pasión lo ha llevado a muchas experiencias fascinantes.
“Amo historia. Tengo obsesión con la cultura oriental porque es muy diferente a lo que yo he vivido, específicamente la cultura japonesa. Ellos no usan la palabra ‘yo.’ Si hablan en inglés, ellos dicen ‘Nosotros los japoneses.’ Se asocian con el grupo. Es algo que no comprendo, y no quiero ser parte de eso, pero me interesa,” dijo Álvarez.
Una de sus experiencias más intensas fue su estancia en Corea.
“Me mudé a Corea en el 2015 por un año. Fui maestro de inglés en una escuela primaria. Nunca había enseñado. Soy ingeniero mecánico.”
Él encontró un programa de certificación que le ayudó a calificarse.
“Hice un programa de universidad por internet de Canadá. Amo a los niños. Era maestro bíblico de la iglesia Church on the Move,” dijo Álvarez.
“Pedí específicamente enseñar primaria en zona rural porque si me hubiera puesto en Seúl, Busan o Degu, son ciudades grandes donde se habla inglés. Puro negocio, comercio, internacional. Quería vivir donde nadie hablaba inglés y eso me dieron.”
Al principio fue un poco difícil.
“Nunca me había sentido tan sólo. Aunque había mucha gente, no podía comunicarme. Si me topaba con alguien no podía decir nada.”
Pero Álvarez no se dió por vencido.
“Cuando recién llegué, estaba ansioso porque nadie hablaba inglés. Pero después empezó a esclarecer. Como iba a comer, a pagar mis deudas, sin carro cómo iba a transportarme, etc.” Afortunadamente, la persona que yo suplanté me dejó notas y un mapa con ruta de cómo llegar a lugares. No soy miedoso, así que fuí a una tienda a comprar pases para el camión. El de la tienda no entendía lo que quería decir. No me dí por vencido. A base de señales, retratos y perseverancia nos pudimos comunicar,” dijo Álvarez.
Lo que siguió fue la recompensa.
“Agarré confianza en mí. Po el resto de mi vida, no tendré miedo a ir a cualquier país que no sepa el idioma. No me arrepiento ni tampoco me lamento de todo lo que hice,” dijo Álvarez.
“Tomen el brinco de fé, no lo desaprovechen, porque los sueños son fáciles de perderse. Lo peor que me pudo haber pasado es haberme quedado atorado en Corea, haber aprendido el Coreano, y trabajar en un café,” dijo Álvarez.
El escritor de artículos especiales Curtis M. Michaels puede ser contactado llamando al 575-622-7710 ext. 205, o escribiendo a su correo electrónico, reporter04@rdrnews.com.

Related Posts

Leave a Reply

« »